¡Ojo Con Las Mamas!

in Salud
Visto: 223

Esta semana quiero hablar de un tema que afecta a muchas mujeres en Colombia y en el mundo. Una  dolencia que si se detecta a tiempo tiene un pronóstico favorable. Esta enfermedad donde se pueden evitar muertes. Se trata del cáncer de mama.

El cáncer de mama dentro del contexto nacional e internacional, es uno de los canceres más frecuentes en mujeres, dejando la cifra de 2.600 muertes al año en nuestro país. Esta enfermedad es prevenible si se tiene un diagnóstico temprano; pero debido a que muchas veces se pasa por alto la prevención, se le permite al cáncer avanzar hasta un punto de no retorno,  el que nos puede llevar a la muerte.

No quiero alarmar a las mujeres o generar pánico,  pero si dar la seriedad e importancia ante el tema; estar atentos a esta enfermedad siguiendo unas recomendaciones bastante sencillas, que nos darán alarmas tempranas con respecto al desarrollo de un posible cáncer, para poder tomar medidas precoces, que pueden salvar tú vida.

Todas las mujeres tienen el riesgo de desarrollar cáncer de seno, casi siempre por encima de los 40 años, antes de esta edad es muy poco probable, aunque puede suceder. El riesgo puede ser  bajo, medio o alto. Si tienes algunos de los factores que mencionaré a continuación no te pongas ansiosa, coméntaselo a tu doctor y el té orientará en los pasos a seguir. Los factores de riesgo que pueden llegar a incrementar la posibilidad de desarrollar el cáncer de mama son:

- Embarazos tardíos

- Inicio de menstruaciones  antes de los 11 años

- No haber dado lactancia materna

- Exposición a radiación a nivel del tórax

- Ser portadora del gen BRCA1 Y BRCA2

- Historia familiar de cáncer de mama

Si alguna de estos factores es positivo,  eres mayor a 40 años o presentas algún cambio en las mamas, sin importar tú edad, es hora de dirigirte a tu doctor para una revisión completa.

A partir del reconocimiento del riesgo, vamos a seguir con un pilar fundamental de la vigilancia, este es el autoexamen de mama. Es muy sencillo de hacer, debes realizarlo una semana después de acabado tu periodo menstrual. Ubícate de pie frente a un espejo, mira la piel de las mamas, observa hundimientos, bultos,  engrosamiento de la piel, cambios de color;  mira que en tu pezón no halla salida de líquidos anormales o sangre. Después, acuéstate sobre una superficie plana y eleva tu brazo detrás de la cabeza; con la otra mano, del pezón hacia afuera, palpa en forma de espiral  toda tu mama en busca de masas palpables, no olvidando buscar en la región axilar.

No olvides,  que después de los 40 años, todas las mujeres deben hacerse tomar una mamografía con vigilancia anual hasta los 55 años y de ahí en adelante, cada dos años hasta los 74 años; esto con el fin de detectar cambios del tejido mamario, que pueden ser cáncer, aún en ausencia de masas.

Para concluir, hago un llamado a todas las mujeres a estar alertas a realizarse su autoexamen mensual de mama, a realizar sus mamografías a tiempo, para evitar más muertes por este tipo de cáncer. Unámonos en torno a la prevención, para que vivamos felices junto a las personas que amamos y en la búsqueda constante del amor y la misericordia de nuestro Señor Jesucristo.