Habilidades emocionales

Visto: 233

En el artículo anterior estuvimos hablando acerca de la inteligencia emocional. Dijimos que es aquella capacidad que tenemos para percibir

, asimilar y comprender nuestras emociones y las de otros, siendo conscientes de la importancia de educarnos a nivel emocional.

Dado que buscamos fortalecer mi competencia emocional es importante desarrollar unas habilidades precisas:

Conocer las propias emociones­: es la capacidad de tomar conciencia de las propias emociones, identificarlas y etiquetarlas y así lograr en nosotros saber que sucede en nuestra mente, en nuestro cuerpo y que acciones tomamos cuando experimentamos las distintas emociones.

Habilidad para auto-motivarme­­­: es donde encamino mis emociones ya sean positivas o negativas a lograr una acción y por ende una motivación consecuente con el fin de direccionarme  hacia el logro de objetivos puesto que es esencial para prestar atención manejarse y realizar actividades creativas.

Autocontrol emocional: por medio de este aprendo que cada cosa importante que puedo lograr o superar, acarrea de un gran esfuerzo y que por ende debo dominar mi impulsividad teniendo metas claras y objetivos específicos teniendo como resultado lograr todo lo que me propongo.

Reconocer las emociones de los demás: para lograr este punto debemos desarrollar en nosotros la empatía, es aquel reconocimiento emocional que hago frente a las necesidades y las señales sutiles que indican lo que los demás necesitan o desean.

Establecer relaciones: cuando establecemos buenas relaciones con los demás, aprendemos en gran medida la habilidad de manejar  sus emociones, lo que nos permite una competencia a nivel social la cual es la base del liderazgo, éxito  y liderazgo interpersonal.

Por ultimo cabe resaltar que todos como seres humanos, somos diferentes y que por ende respondemos de diversas formas ante las distintas situaciones, es decir, nuestra autoeficacia emocional significa aceptar nuestra propia experiencia emocional.

Esta aceptación está de acuerdo con nuestras creencias sobre lo que nos genera tranquilidad a nivel emocional. Debemos aprender a cerrar ciclos, tomar decisiones difíciles, dejar personas y situaciones que no nos dejan avanzar.  Se debe plantear nuevos objetivos, nuevas metas, enfocar nuestra energía y nuestras emociones hacia el logro, hacia el éxito, aprender de las situaciones negativas.

Lograr un bienestar emocional nos significa evitar los problemas o dejar que simplemente pasen desapercibidos. Alcanzar ese bienestar depende de cada uno de nosotros, de lo que creemos que es estar bien. Pero es importante poner a estas creencias una pizca de objetividad viendo un panorama diferente en donde será mucho más fácil dejar atrás lo que nos hace daño y conocer nuevos caminos por los cuales hay que transitar, volvernos cada vez más fuertes y maduros a nivel emocional.

Karen Daniela Hernández

Psicóloga. Universidad católica de Colombia