El rol de los padres

Visto: 228

La gente siembra flores, las riega, fertiliza el terreno, las mantiene libres de malas hierbas, todo para conseguir un hermoso jardín. ¿No deberíamos

dedicar mucho más tiempo y esfuerzo para hacer que los hijos lleguen a ser hermosos en toda su personalidad?

Dios te ha dado un regalo que son tus hijos. Pero no son tuyos, son ovejitas puestas en tus manos para que los cuides, y puedas con el tiempo, cuando Dios lo disponga, devolvérselo, habiendo alcanzado la estatura de Cristo. ES UNA MISIÓN DIFÍCIL...

Para cumplir esta difícil tarea, te da todo lo que necesitas para lograrlo. Tienes todas las herramientas. Dios dispuso una organización especial, donde los dos padres suministren lo que el hijo necesita.

LA MADRE

Los hijos de la mujer virtuosa se levantan y la llaman bienaventurada. Proverbios. 31: 28

Un recién nacido depende de la madre para atender sus necesidades inmediatas. Es indispensable mantenerlo limpio y caliente; pero además de esto, el niño tiene otras necesidades: las emocionales. En una investigación realizada con unos bebés abandonados, a quienes se les suministraban materialmente para sus necesidades.

Se les alimentaban, se les bañaban, se cambiaban de ropita, dormían en un lugar cómodo; pero a los seis meses los bebés murieron por:

 

  • FALTA DE AFECTO.

 

 

El ser humano está predispuesto a recibir todo el afecto necesario para lograr un buen desarrollo integral. Por esto es importante besarlo, abrazarlo, cargarlo, hablarle, acariciarlo, acunarlo.

Yo extiendo sobre la paz como un río, y la gloria de las naciones, como torrente que se desborda y mamareis; y en los brazos seréis traídos y sobre las rodillas seréis mimados... como aquel quien consuela su madre, así os consolaré yo a vosotros... Isaías 66: 12

Es la madre el lugar donde el niño fue nutrido durante los primeros meses de vida. Existe un deseo instintivo de estrechar a su bebé y el bebé estar cerca de ella. Cuando una madre amamanta su hijo, el bebé la mira. Cuántas madres no los amamantan por temor a perder su figura y que sus senos se desproporcionen.

El ICBF fomenta en sus campañas la necesidad de lactar a los hijos con leche materna, pues ésta contiene los nutrientes necesarios para que los bebés desarrollen defensas y así puedan prevenir enfermedades.

El amamantar permite desarrollar VÍNCULO AFECTIVO entre madre e hijo. El tetero desde los primeros meses puede afectar este vínculo, pues el bebé mirará el tetero, el techo u otro lugar, y no a su madre. Sino se establece apego con la madre desde el principio, más tarde se puede hacer muy difícil al niño establecer apegos y compromisos profundos con otras personas.

El bebé necesita del tierno cuidado de una madre que lo atienda sin egoísmo y sin cansancio. Es una tarea difícil pero cargada de amor, aún hasta cuando los hijos son adultos y tienen los suyos. Un hijo siempre necesita de su madre.

Para esta tarea, Dios la ha dotado de grandes cualidades como mujer virtuosa. Es cálida, cariñosa, amigable, sensible...SU ESTIMA SOBREPASA A LAS PIEDRAS PRECIOSAS.

EL PADRE

Es natural que en la infancia temprana, la madre desempeñe un papel más prominente que el del padre, pero desde el nacimiento en adelante, el padre también debe ser parte del mundo del bebé. El padre puede y debe envolverse en el proceso de la crianza por medio de cuidar al bebé, jugar con él, consolarlo cuando llora. De esta manera el padre se involucra en la mente del niño.

Su papel debe ir adquiriendo mayor prominencia a medida que pasa el tiempo. Si él demora en empezar, eso puede ser el principio de un problema que salga a la superficie, especialmente cuando el niño alcance la adolescencia y el disciplinar se haga más difícil. Especialmente el varón adolescente pudiera necesitar la ayuda de su padre.

Sea niño o niña la criatura, la influencia de las cualidades masculinas del padre pueda hacer una contribución vital al desarrollo de la personalidad completa equilibrada. La Palabra de Dios muestra que el padre tiene la responsabilidad de suministrar a la familia lo necesario en sentido material (1 Corintios 11:3; 1 Timoteo 5:8).

Sin embargo, no sólo de pan vive el hombre. En cuanto sus hijos, se le manda que siga criándolos en disciplina. (Deuteronomio 8:3; Efesios 6:4). (Watchtower Bible and Tract Society of New York, Inc. 1978)

Junto con el calor, la ternura y la compasión que una madre expresa, el padre puede contribuir con una influencia estabilizadora, de fortaleza y de dirección sabia. La manera como maneje su asignación dada por Dios, puede tener un efecto marcado en la actitud que más tarde adopten sus hijos para con la autoridad, tanto humana, como divina.

La presencia del padre forma en el niño un hombre varonil firme, o un individuo débil e indeciso. En la niña forma el esquema de la figura masculina que tendrá para ella en un futuro. En el caso de la niña, se han conocido casos como el Complejo de Electra, Enamoramiento niña a padre.

Si la relación ha sido saludable, la niña escogerá relaciones saludables; pero, si por el contrario, ha sido afectada por maltratos o ausencias, éstos afectarán el tener una relación estable con el sexo opuesto.

 

Por: Edith Muñoz

Psicóloga.