Doctrina sobre el espíritu santo

Visto: 405

Génesis 1:2 “Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas.”

Joel 2:28-29 “Y después de esto derramaré mi Espíritu sobre toda carne, y profetizarán vuestros hijos y vuestras hijas; vuestros ancianos soñarán sueños, y vuestros jóvenes verán visiones.

Y también sobre los siervos y sobre las siervas derramaré mi Espíritu en aquellos días.”

Neumatología deriva de la palabra griega pneuma, que significa espíritu, viento, o aliento.  Por lo tanto, Neumatología es la doctrina del Espíritu, o aliento de Dios: la doctrina del Espíritu Santo.

La doctrina del Espíritu Santo es en realidad una doctrina bíblica.  La Biblia es la única fuente de la que podemos tomar información segura concerniente a Él.  Solo la fe cristiana tiene al Espíritu Santo.

Hablar de esta doctrina es sumamente interesante dado que se trata del motor que mueve la Iglesia del Señor Jesús desde el primer siglo, no en vano aparece más de 91 veces en el nuevo testamento la palabra Espíritu Santo refiriéndose a lo que es la esencia de DIOS manifestada en los cristianos del primer siglo y hasta hoy, pues desde los días de los apóstoles aparecen textos como el escrito en Hechos 1:8 “pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.” Y deja ver con claridad que no solamente era para los cristianos de ese tiempo, ya que en el capítulo 2 verso 38 del libro de los Hechos encontramos que esa promesa del Espíritu Santo trasciende a todas las generaciones incluyendo a las del futuro:

“Porque para vosotros es la promesa, y para vuestros hijos, y para todos los que están lejos; para cuantos el Señor nuestro Dios llamare.” Es por tal razón que en este tiempo todavía se puede experimentar su presencia a través de manifestaciones visibles como es hablar en nuevas lenguas Hechos 2:2-4 “Y de repente vino del cielo un estruendo como de un viento recio que soplaba, el cual llenó toda la casa donde estaban sentados; Y se les aparecieron lenguas repartidas, como de fuego, asentándose sobre cada uno de ellos. Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen.”  

¿Y que representa para el cristiano todo esto? Mucho. En primer lugar son las arras de nuestra herencia, Efesios 1:13-14 “En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa,

Que es las arras de nuestra herencia hasta la redención de la posesión adquirida, para alabanza de su gloria.” En segundo lugar es la prueba de que el Señor Jesús es nuestro padre según aparece escrito en el santo Evangelio según san Juan capitulo 14 verso 16 - 18 “Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre:

El Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros.

No os dejaré huérfanos; vendré a vosotros.”

Haciéndonos saber que su presencia es fundamental en la vida de cada uno, pues se convierte en nuestra guía como dice santo evangelio según san Lucas capitulo 12 verso 12 “porque el Espíritu Santo os enseñará en la misma hora lo que debáis decir.” Y lo ratifica el apóstol Juan cuando dice que el Espíritu Santo se convierte en nuestro maestro san Juan 14:26 “Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho.” Además es importante tener en cuenta que el Espíritu Santo en la vida del creyente produce frutos que nos llevan a amar a DIOS, amar al prójimo y a nosotros mismos Gálatas 5:22-23 “Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley.”

Y dones, ministerios y operaciones dados por el mismo Espíritu por medio de los cuales Dios busca formar al creyente, capacitar al creyente a fin de que se convierta en un instrumento útil para la consolidación de la Iglesia de DIOS, he ahí la razón por la cual los cristianos deben de preocuparse por ser llenos del Espíritu Santo, pues es de la única forma que se puede ser testigo de DIOS en los 4 ángulos de la tierra, Hechos 1:6-8

“Entonces los que se habían reunido le preguntaron, diciendo: Señor, ¿restaurarás el reino a Israel en este tiempo? Y les dijo: No os toca a vosotros saber los tiempos o las sazones, que el Padre puso en su sola potestad; Pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.”  El mismo Jesucristo Dijo que el vendrá a tomar lo que es de Él que está en cada creyente san Juan 14:3 “Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis.”

En conclusión una Iglesia sin el Espíritu Santo es una iglesia muerta.

Por pastor Carlos Hoyos.