La redención

Visto: 270

Romanos 3:24 dice "siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús,". Es decir,

cuando se habla de la redención se debe de entender que es equivalente a conseguir la libertad de una persona o sacarla de la esclavitud mediante el pago de un precio. En otras palabras redimir quiere decir: salvar, liberar, librar, libertar, recuperar, rescatar, eximir, perdonar, regenerar.

Ahora bien, hablar de esta doctrina es maravilloso, pues se trata de la obra más grande que jamás se haya hecho a favor de la humanidad, ya que en la normatividad mosaica estaba contemplada la redención de los esclavos para lo cual existían tres maneras de lograrlo:

  1. Que el esclavo pudiera pagar su propia deuda y así obtener su propia libertad.
  2. Que un pariente cercano pagara la deuda de su pariente, y así este pudiera obtener la libertad.
  3. Que el tiempo por el cual había sido vendido, se cumpliera.

Levítico 25 47-55 dice

" Si el forastero o el extranjero que está contigo se enriqueciere, y tu hermano que está junto a él empobreciere, y se vendiere al forastero o extranjero que está contigo, o a alguno de la familia del extranjero; después que se hubiere vendido, podrá ser rescatado; uno de sus hermanos lo rescatará. O su tío o el hijo de su tío lo rescatará, o un pariente cercano de su familia lo rescatará; o si sus medios alcanzaren, él mismo se rescatará. Hará la cuenta con el que lo compró, desde el año que se vendió a él hasta el año del jubileo; y ha de apreciarse el precio de su venta conforme al número de los años, y se contará el tiempo que estuvo con él conforme al tiempo de un criado asalariado. Si aún fueren muchos años, conforme a ellos devolverá para su rescate, del dinero por el cual se vendió. Y si quedare poco tiempo hasta el año del jubileo, entonces hará un cálculo con él, y devolverá su rescate conforme a sus años.  Como con el tomado a salario anualmente hará con él; no se enseñoreará en él con rigor delante de tus ojos. Y si no se rescatare en esos años, en el año del jubileo saldrá, él y sus hijos con él. Porque mis siervos son los hijos de Israel; son siervos míos, a los cuales saqué de la tierra de Egipto. Yo Jehová vuestro Dios."

Cuando se traslada ese concepto que maneja la ley de Moisés al campo espiritual se encuentra una situación bien compleja.

En primer lugar, porque la redención del hombre es de gran precio y no se logrará jamás. El salmista afirma

"Los que confían en sus bienes, Y de la muchedumbre de sus riquezas se jactan, Ninguno de ellos podrá en manera alguna redimir al hermano, Ni dar a Dios su rescate (Porque la redención de su vida es de gran precio, Y no se logrará jamás), Para que viva en adelante para siempre, Y nunca vea corrupción”.(Salmo 49:6-9).

En segundo lugar, porque el que esclavizó al hombre fue el diablo y lo encerró en la cárcel del pecado. Isaías 14:16-17 dice:

"Se inclinarán hacia ti los que te vean, te contemplarán, diciendo: ¿Es éste aquel varón que hacía temblar la tierra, que trastornaba los reinos; que puso el mundo como un desierto, que asoló sus ciudades, que a sus presos nunca abrió la cárcel?".

Este texto muestra lo difícil que era la redención y la salvación del hombre, pero gracias a que Dios en su soberanía se hizo hombre, vino en tal condición, y ató al hombre fuerte, abrió la puerta y sacó al tesoro que son los seres humanos.

En Lucas 11:21-22  leemos:

"Cuando el hombre fuerte armado guarda su palacio, en paz está lo que posee. Pero cuando viene otro más fuerte que él y le vence, le quita todas sus armas en que confiaba, y reparte el botín”.

Ahora bien, en Hebreos 2:14-18 encontramos la forma como Dios hizo posible la redención en Cristo Jesús; Hebreos 2:14-18 dice:

"Así que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, él también participó de lo mismo, para destruir por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo, y librar a todos los que por el temor de la muerte estaban durante toda la vida sujetos a servidumbre. 16 Porque ciertamente no socorrió a los ángeles, sino que socorrió a la descendencia de Abraham. Por lo cual debía ser en todo semejante a sus hermanos, para venir a ser misericordioso y fiel sumo sacerdote en lo que a Dios se refiere, para expiar los pecados del pueblo. Pues en cuanto él mismo padeció siendo tentado, es poderoso para socorrer a los que son tentados”.

Gracias a la obra Redentora hecha por el Señor Jesucristo, la humanidad encuentra la solución al problema de su redención, pues se debe tener en cuenta que (1) Él es el hombre que vino del Cielo que ató al hombre fuerte, abrió la puerta de la cárcel y rescato al tesoro que él la humanidad; (2) él pago lo impagable con algo impagable, su propia vida; y (3) él cumplió todo lo que la humanidad como mortales no podía pagar para obtener su redención.

Eso dice el por qué Apocalipsis 5 muestra la canción de redención,"

y cantaban un nuevo cántico, diciendo: Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos; porque tú fuiste inmolado, y con tu sangre nos has redimido para Dios, de todo linaje y lengua y pueblo y nación; y nos has hecho para nuestro Dios reyes y sacerdotes, y reinaremos sobre la tierra”. (Apocalipsis 5:9-10 ).

En síntesis, la doctrina de la redención es maravillosa pues por fin el cristianismo puede cantar somos libres gracias a la obra redentora de Cristo Jesús.

 

Pastor Carlos Hoyos.

VRV 60