¡Déjame decirte... que no te luce!

Visto: 296

"Consejería para jóvenes de edad y para jóvenes de espíritu" .

Hombres y mujeres a diario pensamos en nuestra vestimenta; a veces sin complicación, otras veces detenidamente según la ocasión. Entonces

surgen las conocidas expresiones: -¡Oye cómo te luce! O cuando te tienen confianza, la negativa: -¡Oye, déjame decirte que eso no te luce!

Hablar de moda siempre será un tema de actualidad. La palabra “moda” hace referencia a la constante innovación y variedad en la ropa, en los accesorios y todo lo relacionado a la belleza. Paralelo al uso de la moda, se habla de lo que luce y lo que no luce a cada individuo en particular.

A través de diferentes medios, escuchas o encuentras un sin número de consejos  para tener en cuenta a la hora de vestir. Pero en esta ocasión quiero presentarte lo que definitivamente no te luce a la hora de vestir:

 

LO QUE NO TE LUCE…

  • Ante todo se debe vestir con comodidad, sin que alguna prenda apriete, se corra o quede muy suelta. En la mujer, ropa no tan corta que se exponga a la vista curiosa de otros, ni tan larga que tropiece.
  • Vestir apropiadamente según la ocasión:

-Si es día de parque, el hombre no debiera utilizar pantalones demasiado ajustados, prendas o zapatos en algún tipo de cuero, ni chalecos o sacos en lana. La mujer no debe usar ningún tipo de tacón o sandalia sin ajuste; además asegurar que el cabello no esté suelto por completo, sino con un accesorio que lo recoja o lo sostenga firme.

-Si la ocasión es un trabajo o una actividad informal, aunque no se requiere total elegancia, se debe evitar caer en el extremo de lo informal. Cada cuál le da la importancia merecida a su trabajo, empezando por su presentación personal.

  • Tanto hombres como mujeres, por nada en absoluto, deben lucir el calzado sin lustrar o sin limpieza básica habitual. Así mismo las uñas y el cabello deben lucir con pulcritud.
  • Por nada se debe intentar reducir o aumentar la edad con la forma de vestir. Lucir la edad respectiva con tranquilidad y con estilo propio es la recomendación.
  • No se debe usar ropa que tenga dos colores similares pero con variación de la tonalidad. No se ha de utilizar las siguientes combinaciones: Negro – café o negro – morado. Verde con café,  o con rojo, con azul celeste o morado. Ni rojo, ni naranja, con palo de rosa. Y aunque el blanco combine con todo, no debe usarse con colores muy claros.

Bien, ya hablamos de lo que no te luce respecto a la moda; pero ahora ¡déjame decirte a ti como cristiano, como hombre o mujer de Dios, las cosas que no te lucen, que no se te ven bien, que opacan tu perfil de ser cristiano y el evangelio que profesas.

Déjame decirte que no te lucen la soberbia, la rebeldía, la impaciencia, la incredulidad, el rencor, ni  la mentira. No te luce la violencia, la malicia, ni las malas palabras. No te lucen las modas mundanales, los vicios, ni las malas compañías.

En resumen, déjame decirte que no te luce desobedecer la Palabra de Dios, no te luce actuar contrario a lo que has aprendido, no te luce dar mal testimonio de la verdad que has escuchado y conocido. Déjame decirte que necesitas volver tu  mirada al Señor y ser coherente con lo que has creído.

Déjame decirte lo que dice la biblia:

Pero persiste tú en lo que has aprendido y te persuadiste, sabiendo de quién has aprendido;” (2Ti. 3,14)

“Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad. (Fil. 4,8)

Por: Carolina Rivera

Licenciada en Humanidades e Inglés.